• @tutobassi

El profesor de Harvard David Sinclair y la eterna juventud

Profesor de genética en la Facultad de Medicina de Harvard, David Sinclair, cuenta con varias distinciones por sus avances científicos. En 2020 fue una de las 100 personas más importantes del mundo para la revista Time.



Y es que David Sinclair tiene lo más parecido a lo que es "la fuente de la juventud": la fórmula para retrasar al máximo el envejecimiento (y quizás próximamente revertirlo).


¿Qué causa el envejecimiento?


Según el profesor David Sinclair, es una pérdida de información en nuestro epigenoma, el sistema de proteínas como las histonas y los marcadores químicos como la metilación que activan y desactivan los genes. La epigenética permite que diferentes tipos de células realicen sus funciones específicas: son las que diferencian una célula cerebral de una célula de la piel. Nuestro ADN se rompe constantemente, por los rayos cósmicos, la radiación UV, los radicales libres, los rayos X y la división celular regular, etc. Cuando nuestras células reparan ese daño, el epigenoma no se restablece perfectamente. Y, por lo tanto, con el tiempo, el ruido se acumula en nuestro epigenoma. Por eso nuestras células ya no realizan bien sus funciones. Para contrarrestar esta disminución, podemos activar las propias defensas del cuerpo contra el envejecimiento al estresarlo. Come menos, come menos proteínas, haz ejercicio intenso, experimenta un frío incómodo. Cuando el cuerpo detecta amenazas existenciales, desencadena genes de longevidad, que intentan mantener el cuerpo para asegurar su supervivencia hasta que regresen los buenos tiempos.


Los científicos están descubriendo formas de imitar el estrés en el cuerpo sin la incomodidad del ayuno. Moléculas como el NMN también desencadenan sirtuinas para controlar y reparar el epigenoma.



Para más información del Profesor David Sinclair, lee su libro "Vida útil: por qué envejecemos y por qué no tenemos que hacerlo"


La rutina de David Sinclair




1 Tomo un gramo (mil miligramos) de NMN todas las mañanas junto con un gramo de resveratrol (mezclado con yogur casero) y un gramo de metformina.


2 Tomo una dosis diaria de vitamina D y vitamina K2 y 83 miligramos de aspirina


3 Me esfuerzo por mantener al mínimo la ingesta de azúcar, pan y pasta. Dejé los postres a los cuarenta años, aunque de vez en cuando los pruebo.


4 Intento saltarme una comida al día o, al menos, trato de que sea lo más pequeña posible. Mi apretada agenda laboral hace que casi todos los días de la semana me salte el almuerzo.


5 Cada pocos meses, me sacan sangre en casa para analizarla en busca de muchos biomarcadores. Si dichos niveles no son óptimos, los modero con la comida o haciendo ejercicio.


6 Intento andar mucho todos los días y subir escaleras. Voy al gimnasio casi todos los fines de semana con mi hijo Ben. Hacemos pesas, corremos un poco y vamos a la sauna antes de sumergirnos en una piscina de agua helada.


7 Como muchas verduras y hortalizas e intento no comer carne de mamífero, a pesar de que está muy buena. Si hago ejercicio, sí como carne.


8 No fumo. Intento evitar los plásticos calentados en el microondas, exponerme demasiado a los rayos UVA, los rayos X y los TAC.


9 Intento estar en un ambiente fresco durante el día y también durante la noche.


10 Mi objetivo es mantener mi índice de masa corporal, IMC, entre 23-25, el rango óptimo para mi salud.

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo